viernes, 7 de abril de 2006

Alucinaciones de brocha gorda

Dungen: Ta Det Lugnt
Sinnamon Records / Psicodelia
Es una simple cuestión de estadística: no quiero ni pensar en la cantidad de buena música que surge en países ajenos a los grandes circuitos de distribución y que nadie conoce. La historia de la música popular del siglo XX, como tantas otras, se ha escrito desde un punto de vista geográfico reduccionista. Dentro del pop-rock, un grupo que no provenga de Gran Bretaña o Estados Unidos es realmente afortunado si consigue algo de prestigio internacional. Alemania, Francia, Oceanía y Canadá lo tienen algo más fácil, y artistas tan llamativos como Björk, Sigur Rós o Múm han colocado a Islandia en el mapa, pero ¿qué pasa con Suecia, por ejemplo? ¿O es que después de Abba a sus compatriotas les da vergüenza colocarse delante de un micrófono?

No voy a erigirme ahora en gran conocedor de la escena musical sueca, porque nada más lejos de la verdad (los interesados harían mejor en consultar este listado de la Wikipedia). Aparte de "Dancing Queen" y la inevitable "The Final Countdown", he escuchado un pelín a un grupo de heavy metal llamado Opeth, a los Hives, y poco más. Sin embargo, eso no me impide apreciar Ta Det Lugnt, el tercer trabajo de Dungen, que data de 2004 pero acaba de editarse en nuestro país.

Ellos sonLa biografía de Gustav Ejstes no concuerda con la del típico personaje obsesionado con reproducir al milímetro todos los matices de las grabaciones psicodélicas de los Beatles, los Who, o Jimi Hendrix, aunque es cierto que le seduce el género: el líder de Dungen se crió en el campo, su primera pasión musical fue el hip-hop, domina varios instrumentos, y canta en su lengua materna.

El título del álbum podría traducirse, o eso dicen, por "tómatelo con calma". Sin embargo, Ta Det Lugnt remite a la vertiente más espontánea y roquera de la psicodelia. Una batería sutil cual elefante nos da la bienvenida en "Panda", y a lo largo de los doce temas siguientes las guitarras de alto voltaje a cargo de Reine Fiske dibujan una densa selva sonora en la que caben guiños al jazz-rock de Soft Machine o las armonías vocales de los Byrds.

Sobre esta base, el cuarteto construye su propio universo atemporal. El sentido melódico de Ejstes es algo torpe, pero tiene la ingenuidad y el encanto de lo verdadero. Los aficionados a la música de los sesenta que no estén anclados en el pasado lo sabrán valorar en su justa medida.

Más información:
Vídeos:
  • "Panda"


Estoy escuchando:
Flibbertigibbet - "Episodes"

2 comentarios:

J.Sarmiento dijo...

La música que cuentas, la verdad, ya sabes que no es lo mío... pero chico, qué prestoso es leer la descripción de esa música.
El grupo Roxette también es sueco. Y su peculiar manera de salir de la península escandinava es digna de Fetos de Vaca: Un joven estudiante norteamericano de intercambio les graba, se lleva la cinta para los EEUU, la pone en una emisora y ras, das, das. Éxito.

Por cierto, puedes ver el resultado de las categorías en www.loscorreospatrios.bitacoras.com. La verdad que Blogger es mucho más atractivo visualmente, pero tiene esas pequeñas cosas que...

Un saludo, maestro

Ayoze García dijo...

Gracias, Jesús. Intento que lo que escribo interese, aunque sea sobre temas tan especializados. Cuando retome el blog es posible que haya cambio de alojamiento, estoy barajando opciones.

Conozco a Roxette, pero no sabía nada de su curioso lanzamiento al estrellato. Un motivo más para envidiar a los Erasmus y similares.

Y nada más. Te deseo suerte en esta nueva fase de los Correos Patrios.